Coaching para liderar

Hombre logrando una metaUno de los gurús del liderazgo, Ronald Heifetz, dice que existen dos tipos de problemas y dos tipos de soluciones y nos abre la tercera modalidad de ‘capacitación’: los problemas técnicos y los problemas adaptativos y sus correspondientes soluciones técnicas y adaptativas.

Los problemas técnicos son simples, requieren de un experto que aporta la solución técnica. Los problemas adaptativos son complejos (un bajo clima laboral, liderazgo inefectivo, complicaciones de cultura ante una fusión de empresas, la pobreza en un país, el cambio climático, etc.) y su solución no está en manos de un experto sino en las personas que tienen el problema.

Para encontrar la solución adaptativa se requiere de una metodología, una serie de herramientas y un perfil de competencias personales que ayuden a los dueños del problema a identificar y articular las soluciones. Esa metodología, esas herramientas y perfil personal los estamos identificando en el coaching. El coaching es el arte de ayudar a otro a desarrollar nuevas y mejores prácticas que lo hagan mejor persona. Y ese otro puede ser un individuo, un ejecutivo, un equipo, una empresa, la sociedad.

Coaching es ayudar a otros a encontrar sus propias soluciones, tomar decisiones y responsabilizarse por su propia vida, en lo laboral o en lo personal.

Por lo tanto, para dar respuesta a los problemas adaptativos que enfrentamos, que representan aproximadamente el 95% de los que tenemos en la vida personal o laboral, podemos aplicar coaching uno a uno, coaching de equipos, coaching sistémico o coaching organizacional.

Y mientras apoyamos en la identificación de soluciones adaptativas, los involucrados aprenden de sí mismos (comunicación, resolución de conflictos, efectividad de su estilo de personalidad), de su liderazgo y capacidad personal (resolución de problemas, toma de decisiones, influencia), de su capacidad para trabajar en equipo (sinergia, cooperación, valoración de la diversidad, respeto de las diferencias), e impactan en la cultura al incorporar una nueva manera de relacionamiento y gestión de la innovación, compromiso y accionar de equipos y personas. Y, finalmente, no dejan de enfocarse en los resultados concretos por cuanto no pierden la perspectiva de lo que es realmente importante para la empresa, los desafíos estratégicos, el número.

Se entrenan en lo importante, justo a tiempo, mientras resuelven los desafíos organizacionales estratégicos.

Por lo tanto, el coaching entra al mundo de las organizaciones con un concepto de ‘capacitación’ totalmente distinto: construye en el coachee (colaborador) responsabilidad por el aprendizaje, por los resultados, por el desarrollo, por la vida, por su propia felicidad. Construye en el coach responsabilidad por el desarrollo del otro despertando su vocación de servicio y su legado. También de su propio aprendizaje a través de la delegación, la confianza, la comunicación, el liderazgo, la influencia, el ejemplo de vida y los mejores resultados a través de otros.

El coaching es una ‘capacitación’ totalmente sistémica: irradia transformación en el coachee, en el coach, en sus familias, en la sociedad, en sus maneras de hablar, actuar y pensar. Se interioriza más fácilmente desde la aplicación práctica, desde la toma de conciencia, desde afectar todos los elementos del ser humano completo: cuerpo, mente, emoción y espíritu. Levanta creencias limitantes, construye creencias potenciadoras. Es un aprendizaje que perdura.

Artículo escrito por Fernando Gil, publicado en el diario Gestión el 12/05/2010.

Tags: ,

Una respuesta a “Coaching para liderar”

  1. Eulogio Toribio 17 junio, 2011 at 19:36 #

    El articulo me parece interesante para tener metas especificas para crecer en un negocio

Déjanos un comentario